miércoles, 1 de julio de 2015

Días de ruta, de Vicente Muñoz Álvarez


OTREDAD  

retomo como puedo el aliento estos días, Puente de Todos los Santos, tras el estrés de las semanas pasadas en la carretera: atrás van quedando ciudades y pueblos, clientes y tiendas, babilonia en ruinas y la desolación de un mundo que se resquebraja y desmorona bajo mis pies… las noches solitarias de hotel, las horas vacías, los sueños rotos, los menús baratos, el tráfico y los aparcamientos, el agotamiento, los clientes frustrados, los impagos, las escasas ventas, el no llegar a fin de mes… todo ello va pasando factura y erosionando mi aguante, aunque lo peor sin duda es la otredad, la despersonalización y el extrañamiento, el no identificarme bajo el disfraz de hombre cuerdo, la desconexión de mi mundo y la pérdida de perspectiva…

yo es otro
 
pienso

pero ese otro

tampoco soy yo
 
Fragmento extraído de Días de ruta, de Vicente Muñoz Álvarez. Lupercalia, 2014.