lunes, 27 de abril de 2015

Homero, Ilíada, de Alessandro Baricco


Una buena forma de explicarle a los alumnos de Secundaria la evolución de la novela a lo largo de la historia de la literatura sería realizar una comparación entre La Ilíada de Homero y Homero, Ilíada, de Alessandro Baricco, puesto que la novela actual es el resultado de la evolución de la poesía épica de la antigüedad, convertida en prosa para alejarla de los ideales heroicos y acercarla a los aspectos de la vida real y, de este modo, hacerla más accesible al público. Pues bien, esta arriesgada y curiosa obra del italiano Baricco se atreve a transformar en prosa nada más y nada menos que el más famoso de los cantos homéricos, despojándolo por completo de los dimes y diretes entre dioses y hombres que completan y distorsionan la acción a partes iguales. El resultado es una narración moderna de prosa elegante y prosódica que nos cuenta la misma historia que Homero pero adaptada al lector de hoy y a sus costumbres.

El escritor italiano explica en el prólogo, a modo de obligada aclaración, las razones que le llevaron a emprender tan arriesgada empresa. Resulta que un día le dio por pensar que “sería hermoso leer en público, durante horas, toda la Ilíada”, pero rápidamente comprendió  que “tal y como estaba, el texto era ilegible: se requerían unas cuarenta horas y un público muy paciente”. Así que, ni corto ni perezoso, y pertrechado con una coraza mezcla de determinación y osadía, decidió intervenir el texto y adaptarlo para dicho propósito. Quizá lo más interesante de la intervención sea el estilo; rítmico, poético, listo para la declamación. Un sello que no resulta sorprendente en modo alguno para quienes hemos leído Seda o Novecento.

Veintiuna son las voces que narran los cincuenta y un días finales del asedio a la ciudad de Troya. Ellas nos cuentan en primera persona pasajes tan célebres como la disputa entre Agamenón y Aquiles, el ridículo de Paris en el campo de batalla o la lucha entre Héctor y Patroclo, todo ello sin perder el vista el texto original y las características que el mismo otorga a los personajes; rasgos atribuibles a aquellos héroes y aquellos hombres, pero también a los hombres de hoy en día; estados emocionales y pasiones, defectos y virtudes. Astucia, piedad, audacia, ambición, codicia, cólera, ira. Sustantivos que siguen dirigiendo los designios humanos como si el tiempo fuera un saco de cuyo fondo ha rescatado Baricco los siglos dejados atrás para revivirlos de nuevo en esta novela.

Homero, Ilíada, de Alessandro Baricco. Anagrama, 2005. [Traducción de Xavier González Rovira]