domingo, 26 de octubre de 2014

La insólita reunión de los nueve Ricardo Zacarías, del Colectivo Juan de Madre




La insólita reunión de los nueve Ricardo Zacarías es una de las propuestas narrativas más interesantes que he leído este año. Ha sido una pequeña editorial periférica establecida en Badajoz, Aristas Martínez, quien ha tenido la valentía de publicar este artefacto literario original, atrevido y muy lúdico, lo cual demuestra, quizá por enésima vez, que para encontrar literatura exenta de modas, etiquetas y exigencias de la economía de mercado, hace falta rebuscar en las estanterías de las librerías más indi del país. Algo que, por desgracia, dice mucho en contra de nuestra industria.

El primer acierto de la obra es el hecho de venir firmada por un colectivo, pues hace que el lector quede exento de prejuicios y además dota a la obra de la categoría de producto artesanal elaborado que denota un buen trabajo de equipo. Porque la novela se fundamenta en un concienzudo trabajo de investigación científica que plantea, gracias a la abundancia de material, temas filosóficos tales como la concepción del tiempo como ilusión, la inexistencia de la materia o la función de la cuarta dimensión, tres temas que, al menos a día de hoy, me interesan sobremanera, puesto que, de hecho, yo mismo publiqué hace no mucho una obra que trataba asuntos similares, aunque abordados desde una óptica bien distinta.

Ricardo Zacarías, un respetado físico y profesor universitario afincado en Barcelona, desaparecía de manera inexplicable el 15 de febrero de 1916. Cinco años después, en la habitación 202 del Hotel Chelsea, en pleno Manhattan, se producía un misterioso crimen que nadie pudo resolver y sobre el que se basaría el escritor francés Gaston Leroux para escribir una obra frustrada que retomaba las claves de uno de sus primeros libros: El misterio del cuarto amarillo. Pues bien, estas dos líneas argumentales le sirven al autor (o autores, si los hubiere) para construir una novela fractal que alterna la narración del diario de Ricardo Zacarías con artículos, citas, noticias o textos ensayísticos, y que conduce al lector, en un viaje alucinante, hacia las profundidades de una trama que ni siquiera existe.

Resulta ciertamente interesante el juego literario que se establece en la novela al incluir un elemento argumental como la máquina del tiempo, pues permite, no puedo revelar por qué, que el personaje principal sea, de alguna manera, nueve personajes distintos. Por otro lado, la exposición, investigación y (no) resolución del crimen de la habitación cerrada, la número 202 del legendario Hotel Chelsea, hace de la obra una suerte de novela negra con momentos de incertidumbre gótica que destilan el aroma de lo mejor de Poe, e incluso de obras tan bizarras como el Manuscrito encontrado en Zaragoza.

Pero basta ya de tanto halago; si nos ponemos un poco críticos y exigentes, se hubiera agradecido un poco más de aseo estilístico en algunas partes del libro, desliz que me ha llevado a creer (o a querer creer, pues no sé mucho de este Colectivo Juan de Madre que firma la obra) que la novela ha sido escrita realmente por varias manos y que unas escriben un poco mejor que otras. En cualquier caso, este desequilibrio, nimio, apenas afecta al conjunto de la obra; trabajada, lúcida, descarada y, sobre todo, muy amena; una obra que recomiendo y recomendaré cien veces antes que el noventa y cinco por ciento de las novelas españolas que ha publicado Mondadori este año.

La insólita reunión de los nueve Ricardo Zacarías, de Colectivo Juan de Madre. Aristas Martínez, 2014. [Ilustraciones de Javier Jubera]

No hay comentarios: