viernes, 7 de marzo de 2014

"Confusión de sentimientos", lo "nuevo" de Stefan Zweig


Da la impresión de que todas las novelas breves de Zweig obedecen a la misma fórmula estructural: el narrador comienza esbozando su perfil, su profesión, su vida actual, y algo que acontece en ella en el presente, para conducirnos, gracias a eso, a un recuerdo del pasado que se convierte finalmente en la historia de la novela. Al final, a modo de epílogo, el narrador retorna al tiempo presente para dejar su reflexión.

Sin embargo, Confusión de sentimientos, novela reeditada ahora en España, aborda un tema controvertido para la época en que se publicó, la homosexualidad. Además, la precisión en la descripción de los sentimientos que Zweig, gran conocedor de la naturaleza humana, transmite, provoca que la historia parezca ortodoxa hasta el final, cuando da un giro radical y adquiere una nueva dimensión.

No debemos olvidar, pues no es cuestión baladí, que Zweig es un también un ensayista, y un biógrafo, y un dramaturgo con grandes conocimientos en humanidades y antropología. No obstante, durante el periodo de entreguerras llegó a ser un autor comercial muy reputado. Queda claro por lo tanto, que los best seller de antes entretenían, porque Zweig tiene capacidad para hacerlo, pero no era lo único para lo que servían, pues también hacían pensar al lector, empatizar con los personajes y hasta emocionarse con ellos. En resumen, los años de entreguerras, como demuestra la vasta obra del autor austríaco, fueron brillantes para las letras europeas

La novela es un bildungsroman breve, una novela de aprendizaje o iniciación en la que un joven estudiante universitario con poco interés y poca capacidad de concentración cae rendido a los pies de la asignatura de literatura gracias al profesor. Profesor y alumno van intimando y así conocemos a la mujer del profesor, su casa y algunos datos más, pero no será hasta el final, un tercer acto tardío y crepuscular, cuando conozcamos los secretos del profesor, algo que lo explica todo… 

El estilo de Zweig, elegante, preciso, plagado de figuras e imágenes generadas sin prisa, consigue subyugar al lector gracias a los conflictos de los que le hace partícipe. En esta novela breve, el hecho de posponer el clímax provoca el establecimiento de una tensión que no se libera hasta el desenlace final, tal vez intuido, o incluso esperado por el lector, pero que atrapa gracias a la precisión de la narración, que consigue que cualquier lector se involucre en la historia y se ponga en la piel de los personajes.  

Confusión de sentimientos, de Stefan Zweig: Acantilado, 2014. [Traducción de Joan Foncuberta].

2 comentarios:

Ana Blasfuemia dijo...

No había visto ningún comentario sobre este libro de Zweig, y aunque por sistema me apunto todo lo que va saliendo suyo, la verdad que no tenía muy claro siquiera de qué iba esta "confusión de sentimientos" a la que hace referencia el libro. Ahora me digo... "¡claro!". Aunque el final parece intuirse hay autores que lo que importa es el camino hasta llegar al final ;)

Gracias y un saludo

Mario Crespo dijo...

De sus novelas breves, que son unas cuantas, me parece de las mejores.
Un saludo y gracias por pasar.