martes, 19 de junio de 2012

Grandes lecturas II: Las tribulaciones del estudiante Törless, de Robert Musil

Había intentado leer esta obra tiempo atrás, pero algo, no sé, falta de preparación tal vez, me impidió pasar de la primera página. La prosa de Musil no es, ni mucho menos, ligera. Cada frase contiene un peso extra, una densidad mayor de la esperada, una lectura profunda que consigue llevar el lenguaje a un plano alejado de lo consciente. Quizá entonces no estaba preparado para leer algo así, una novela psicológica. El caso es que hace unas semanas volvió a caer en mis manos Las tribulaciones del estudiante Törless (aunque esta vez fue la edición de Sexto Piso y no la de Seix Barral), y desde el principio la sensación fue completamente distinta a la primera vez. Tal es así que lo he leído con una calma poco habitual en mí. Eso sí, tras acabar, no me quedaron ganas de meterme con El hombre sin atributos, la gran e inacabada obra del autor austriaco. 

Musil escribió esta su primera obra en 1906 y, sin duda, retrata a la perfección la decadencia de una sociedad que ya había olvidado su época dorada y se encaminaba irremediablemente hacia la catástrofe que años después sobrevendría con la Primera Gran Guerra. Ambientado en una academia militar y basado en las experiencias de juventud del autor, el libro incide en el origen del mal y sus consecuencias. Algo que sin duda me ha llevado a rememorar La cinta blanca, película dirigida por el también austriaco Michael Haneke. Para penetrar en lo más profundo de la mente de Törless, Musil se vale de un narrador reflexivo que nos transmite sus dudas y sus conflictos internos, rasgos inconfundibles de la etapa de adolescencia y la formación de la personalidad. En este sentido, no debemos olvidar la influencia del psicoanálisis de Freud, que caló sobremanera en los intelectuales de la época.

El estudiante Törless, un joven sensible que procede de una familia acomodada, va descubriendo su sexualidad conforme la acción se dirige hacia la lucha social exenta de clases. Basini, un compañero de la academia, es acusado de robo por otros dos compañeros, Beineber y Reiting, que junto a Törless forman el grupo de gallitos de la clase. Basini, para mantener su honor, aceptará todo tipo de humillaciones. Estas vivencias despertarán en Törless instintos reprimidos contra los que el joven luchará a lo largo del libro, hecho que le sirve de excusa al narrador para dirigirse más allá de la mente del protagonista, y de la de sus compañeros, y llevar el lenguaje hasta las profundidades del inconsciente freudiano. 

En resumen, Las tribulaciones del estudiante Törless es una obra de iniciación que el tiempo ha convertido en obra maestra, pues, además de estar cargada de profundas reflexiones filosóficas, presagia el devenir del sangriento s. XX y sus consecuencias a través de una historia sencilla y autobiográfica.

Las tribulaciones del estudiante Törless, de Robert Musil, Sexto Piso, 2007 [Traducción de Claudia Cabrera]