miércoles, 11 de enero de 2012

REFOYO Vs. CRESPO (Round 2)

Foto: www.parecunagelitoahídondelotienes.com

Tras el éxito del primer asalto en Ca'Clifor, me calzo los guantes y me preparo para recibir a Refoyo en mi territorio. Esta vez, primero golpeo yo:



MC: Se rumorea que lleva un año involucrado en su tesis; un estudio
analítico sobre la figura del exfutbolista del C.D. Tenerife y del
F.C. Barcelona, Quique Estebaranz, y su importancia retroactiva en la
poética de la Generación del 27. Se rumorea también que dicha
investigación es el punto de partida de su nueva novela, “El día
después”. ¿Qué nos puede decir?

DR: Ahora con Internet es difícil mantener los proyectos en secreto, pero
es verdad, llevo un año investigando las relaciones entre Quique
Estebaranz y la Generación del 27, pero además he descubierto que Paco
Buyo mantenía una poética semejante a la de los novísimos veinte años
después y que, por ejemplo, Andoni Goicoetxea fue el precursor de la
poesía de no ficción, mucho antes de que David González acuñase este
término. He conseguido material más que suficiente para “El día
después”, en homenaje a Michael Robinson, más novillero que Agustín
Fernández Mallo.

MC: Usted ha demostrado, a lo largo de su no tan dilatada carrera,
amplísimos conocimientos en literatura contemporánea, y también en
todo lo que al fútbol español respecta. Mi pregunta es: ¿si Mourinho y
Guardiola fueran escritores, quiénes cree que serían?

DR: [risas] Se trata de una pregunta muy complicada, porque de estos
entrenadores conocemos absolutamente todo y sabemos cada día un
poquito más, sin embargo, de los escritores no, cada vez sabemos menos
de ellos. Creo que el paralelismo que más me convence para un hombre
como Guardiola es Don DeLillo: estudioso, genial, brillante,
técnicamente superior y, además, un poco huraño en su relación con los
medios de comunicación. En cambio, para Mourinho: más cascarrabias,
más buscador de las verdades absolutas, manipulador y algo olvidadizo
con las partes de la historia que le convienen menos para seguir
predicando, escogería a Arturo Pérez Reverte. Comparten ciertas
características técnicamente solventes, un discurso afilado y cierta
notoriedad en la prensa más conservadora/costumbrista a pesar de
hacernos creer que no se casan con nadie y que son independientes en
grado sumo. Eso sin contar con los grandes contratos que manejan y la
predisposición de quien les paga para cumplir sus peticiones.

MC: ¿Se ha planteado alguna vez convertir su novela “25 centímetros” en
novela gráfica? Muchos lectores lo estamos esperando…

DR: En realidad, el proyecto “25 centímetros” pretendía salir como una
fotonovela, aquellas revistas de los ochenta, pero no encontramos
editor debido a mi escasa fotogenia. Por ese motivo, ante el interés
de Sergio Gaspar sustituí mis fotos por palabras. En cualquier caso,
estoy abierto a la realización de la novela gráfica o peli de
contenido adulto.

MC: He de decirle que he comprado un ejemplar de su celebrado poemario,
Odio, al precio de diez euros. He de decirle también que he arrancado
las hojas del libro una a una, las he escaneado, convertido en pdf y
subido a Megaupload. Total, su libro no se iba a vender mucho más y…
pensé que era una buena forma de promocionar su obra… ¿Va a darme las
gracias o va a darme de hostias?

DR: Debo decirle que ha apoyado usted más a “Odio” que muchos de los
actores que se dan cita a lo largo del proceso de cobro de los 10
euros que usted ha invertido. Así pues, creo que debo agradecer su
esfuerzo, porque escanear tantas páginas es un coñazo mayúsculo. Sin
embargo, para la próxima intente currárselo un poco más y edite un pdf
para facilitar la lectura en pantalla, lectores digitales o soportes
móviles.

No hay comentarios: