domingo, 16 de octubre de 2011

Recapitalización

Parece obvio. Somos marionetas manipuladas por un sistema de poleas de proporciones colosales que nos hace creer que avanzamos por el decorado, que prosperamos. Se trata de un movimiento en espiral; damos vueltas alrededor del patio de una cárcel cualquiera. La cárcel global que nos ata a un modo de vida que ha resultado ser un engaño. Los mismos que antes entonaban el "creced y multiplicaos", ahora nos hablan de los mercados y la prima de riesgo. Se han cambiado de corbata, quizá ya no van a misa ni son respetables miembros de su comunidad, pero hoy ya nada importa. Cuando un sistema se cae varias veces y aun así mantiene su hegemonía, es que ese sistema es perfecto: en él los borregos ni pueden ni quieren tener conciencia de su condición de cabezas de ganado. Nunca pasa nada, todo está bien, tenemos un crossover de fabricación alemana y un sueldo para los cuatro. ¿Queréis perderlo?