miércoles, 28 de septiembre de 2011

La velocidad de las cosas y algunos eventos

La velocidad de las cosas, que diría Fresán. Desde que he comenzado a trabajar a jornada completa siento de nuevo ese desasosiego que produce la falta de tiempo, la percepción fugaz de un mundo que avanza más rápido que yo y que me sorprende cada semana con sus novedades personales y profesionales. Tengo la sensación que me falta el oxígeno; me imagino a mí mismo como uno de esos pececillos feos que hay en las peceras de las casas, esos que suelen sacan la cabeza para tomar aire del exterior. Un exterior que metafóricamente podría ser cualquier lugar de España que no fuera Madrid, ciudad que amo y odio por igual. Y mientras intento sobrevivir a esta vorágine de acontecimientos, no son pocos los que me preguntan por la no actualización del blog, la no colaboración en medios, etc. Siempre contesto lo mismo: no tengo tiempo. No obstante, espero que los meses de octubre y noviembre sean un poco más relajados que este asquerosamente tórrido septiembre. Ya tengo ganas de frío y manta, de películas en DVD y partidas de Play Station, de mimos y zumos de naranja; como cantaba aquél: hoy tengo ganas de ti… Y mientras tanto, suceden cosas que no tienen nada que ver con mi vida personal, porque ésa es mía y no me gusta contarla ni siquiera pasada por la batidora de la ficción. A lo que vamos: Eutelequia sigue con su frenética actividad. El día 19 de octubre presentamos “Sueños de bolsillo”, de Francesco Spinoglio en la librería Tipos Infames de Madrid. Ayer mismo, sin ir más lejos, se concedió el I Premio Eutelequia de novela. El ganador fue Fernando García Maroto, un autor inédito cuya novela tengo ganas de leer. Mi amigo José Ángel Barrueco saca también nueva novela, “Vivir y morir en Lavapiés”, que publica Escalera y que estará en librerías la semana que viene. Otras cosas que me interesan y que podría interesarte a ti también:

No hay comentarios: