martes, 16 de agosto de 2011

Sunset Park. Paul Auster

No puedo ser objetivo al 100% con esta obra puesto que he sido, durante algo más de una semana, residente en Sunset Park, Brooklyn. Y para mí, de alguna manera, esta obra es, y será siempre, especial. De no ser así, mi vehemencia no tendría límites, puesto que no puedo obviar que es, para mí, la obra más floja de Paul Auster. Más, incluso, que alguna de las anteriores. Da la impresión que el señor Auster empieza a mostrar síntomas de agotamiento. Quizá el ritmo de publicaciones que él mismo se impone (o quizá le imponen) le esté conduciendo a perder ese empaque que solía conseguir en sus obras, incluso en las menos ambiciosas. Bien, dicho esto, vamos a ver la botella medio llena:

“Sunset Park” es Paul Auster: es Brooklyn, es el beisbol, es el New York way of life, es metaliteratura, es política, es el ocaso de una civilización agotada y en crisis, es, en resumen, un material interesante y de actualidad. El problema, a mi entender, es la conjunción de los elementos; sueltos, deslavazados, con cierto ansia de contar lo que él cree, o se exige, que tiene que contar. No le vendría mal a Mr. Auster una pausa de un par de años para volver a ser ese escritor que se convirtió en uno de los más seguidos en todo el mundo y uno de mis favoritos. 

Se agradece, como siempre, la valentía de la estructura con capítulos dedicados a los distintos personajes que, a su vez, van confluyendo en sus historias con los otros personajes de la novela. Pero, repito lo que dije antes: da la impresión que el ensamblaje es forzado. Al menos, como lector, me ha resultado confuso, o poco claro, el solapamiento de personajes e historias. 

La novela nos cuenta la historia de Miles Heller, un chico talentoso e inteligente, hijo de un famoso editor y una famosa actriz, que huye de su familia acuciado por un turbulento pasado. Miles regresa a Nueva York tras más de una década buscándose la vida por otros estados del país. Gracias a uno de sus amigos del alma recala en una casa ocupada ilegalmente en la zona baja y pobre de Brooklyn, concretamente en Sunset Park. Allí habitan una estudiante, una pintora, su amigo Bing y él. La intriga reside en el tiempo que aguantarán los ocupas en la casa hasta que la policía descubra que viven ilegalmente y también en el reencuentro de Miles con su familia. Lo demás, concierne a la introspección de los personajes y su relación con la crisis y el difícil momento económico que viven los Estados Unidos de América. Poco más hay que contar.

Sunset Park. Paul Auster. Anagrama, 2010. Traducción: Benito Gómez Ibañez.

1 comentario:

Clifor dijo...

Me lo prestaron.
Lo empecé.
Disfruté alguna pincelada.
Insuficiente, lo devolví.

Auster no me engancha con sus últimos libros, pero le sigo teniendo estima por los anteriores.

Un descansito le vendría de perlas, sí.