jueves, 17 de marzo de 2011

Noticia literaria: vuelven las motos


No es irónico. Vuelven las motos, una gran noticia para el mundo de la literatura. Rossi prologa un libro de Baricco, Batania escribe un poema sobre el adelantamiento del "sacacorchos", mi compi, Germán San Nicasio, nos habla de las carreras de motos como un oasis en el desierto de sus depresivos domingos en su “Diario de un escritor delgado” (Eutelequia, 2011), Baile del Sol acaba de publicar un libro titulado Stoner (por si alguien no sabe nada de motociclismo, esto último es una chiste, malo)… Parece que las motos inspiran e invitan a hacer literatura con ellas; de hecho, el propio concepto de racing ha sido, es y será un terreno abonado para la literatura, una autopista donde dejar volar la pluma (recurso fácil, lo siento) trazando metáforas (este último es más poético). Pero no son las máquinas las verdaderas protagonistas, sino los pilotos; en su mayoría chavales jovencísimos que han perdido parte de su infancia y adolescencia en pos de llegar hasta el límite de una competitividad que nos haga saltar del sofá un domingo por la mañana con resaca. A veces da la impresión de que son de goma, de que son dibujos animados que se levantan como si nada tras impactar contra el suelo a doscientos kilómetros por hora. Pero, como pudimos comprobar la temporada pasada, la realidad es bien distinta: Tomizawa falleció en la pista de San Marino durante una carrera de Moto 2. Y este juego entre la vida y la muerte, entre la velocidad y el descanso, entre el acelerador y el freno, contiene un enigmático morbo que nos distrae y nos absorbe (por lo menos a los aficionados a este deporte; sí, esto es un deporte) y que convierte las carreras en una suerte de liturgia que, salvando las (muchas) distancias, podríamos comparar con el toreo. Vuelven las motos con cambios y sangre nueva, con un Valentino que, vestido de rojo y oro, espera a porta gayola a los cuatro o cinco vitorinos que saldrán con fuerza por la puerta de chiqueros (otro recurso fácil). Lo que está claro es que no van a faltar vueltas al ruedo (y remato con uno que roza la mezquindad literaria. ¡Olé!).

MI PORRA:

Moto GP

-Pedrosa
-Stoner
-Rossi

Moto 2

-Simón
-Ianonne
-Márquez

125

-Terol
-Cortese
-Folguer

2 comentarios:

VELPISTER dijo...

oye, yo no sé mucho de motos, pero te pregunto, qué pasa, que este año no corre el chulo ese? el Lorenzo?

Mario dijo...

Sí, claro que corre. Pero, sin Valentino, la Yamaha ya no es lo que era. Y la Honda es un pepino invencible. Vaticino que Lorenzo será el 4º del campeonato.
Abrazo, Peter.