lunes, 7 de febrero de 2011

Espacio, tiempo y conciencia. Tres coordenadas esenciales en LS6, la novela de Mario Crespo (por Jesús Carlos Rodríguez)



Julio gran amigo y ex compañero en el IES de Vitigudino, filósofo, gran degustador de literatura y de muchas otras humanidades, me envió esta Navidad, junto con nuestro intercambio de lotería, la novela “LS6”, del escritor Mario Crespo. “Léetela y luego me comentas”- dijo. Y me aclaró que Mario es el compañero de su hija Miriam, activista bibliotecónoma a quien tengo mucho aprecio desde que ella empezaba a pisar los umbrales de la ESO.
Cuando recibí el libro, había concluido “Nocilla dream”, la primera novela de la trilogía “Proyecto Nocilla” de Agustín Fernández Mallo y me lancé con fruición a la lectura de LS6. Así que, de alguna manera ambas lecturas están asociadas y, en este sentido, merecen un punto inicial de comparación.
Si el Proyecto Nocilla se sitúa como una Colmena contemporánea sin argumento, por los suburbios y confines de la aldea global, y aparece así con rasgos de una indefinición y soledad opresivas que le dan carácter apocalíptico, de final de los tiempos, lo contrario de esa visión de la aldea global es la concentración, la fijación en un distrito concreto y en una intersección concreta de ese distrito, que es lo que Mario Crespo realiza en su novela LS6.
En efecto, como si estuviéramos tratando con una aproximación a la velocidad de vista de pájaro que nos permite el Googleearth, el novelista desciende con precisión visual certera y concreta a las vidas de unos personajes que se desplazan en unos espacios muy determinados de la ciudad de Leeds, en el Reino Unido, y asistimos al desarrollo inmediato de sus vidas y vamos viendo cómo los hilos del azar dirigen sus pasos hacia una misma catástrofe, como si la ciudad, a diferencia del jardín, o del bosque, de los senderos que se bifurcan implicase fatalmente el entrecruzamiento de los destinos en la desgracia.
En ese espacio tan concreto de una urbe contemporánea, se van produciendo los acontecimientos contados en primera persona por algunos personajes y por el narrador, que nos da solamente pinceladas imprescindibles para conocer su pasado más relevante. El lector es llevado por diferentes senderos, las calles de la ciudad, sin tener conocimiento exacto de que los acontecimientos aparentemente deshilvanados se deslizan entrecruzándose a una confluencia fatídica, como si los hilos de las parcas del destino fueran el entramado urbano de los distritos de la ciudad de Leeds.
Sobre esos hechos, esas vidas, y esas calles de la ciudad trazados todos ellos con precisión de láser, se desliza a su vez a la manera de atmósfera envolvente, la voz del narrador que comenta con crudeza los elementos generales, la sociopolítica de las metrópolis contemporáneas, los conflictos humanos colectivos, las condiciones económicas o culturales. Esta voz, esta conciencia, enmarca los acontecimientos y les da el anclaje histórico necesario.
Por si estas novedades no fueran ya suficientes para hacer esta novela altamente atractiva, el orden de la narración se altera de manera absolutamente genial haciendo confluir los tiempos hacia el acontecimiento central desde el principio y desde el final de la novela, (como si pudiéramos manejar también la cronología en modo “Googletime”), en una especie de doble flecha del tiempo, de manera parecida a la de Martin Amis, por citar a un escritor de la cultura que refleja la novela.
En fin, la novela me parece una celebración del argumento y una obra de arte extraordinaria, cuya lectura produce la emoción y la claridad que se desprende del despliegue de la inteligencia asumiendo riesgos y resolviéndolos con limpieza.
http://rodr2jeca.wordpress.com/2011/02/07/espacio-tiempo-y-conciencia-tres-coordenadas-esenciales-en-ls6-la-novela-de-mario-crespo/

No hay comentarios: