sábado, 1 de enero de 2011

Temporada 2010/2011

Dicen mis allegados que este 2010 ha sido el mejor año de mi vida. Puede  que haya sido muy bueno, muy positivo, lleno de grandes noticias y felices encuentros, pero otros años, sin conseguir grandes logros profesionales, personales y literarios, han sido igualmente buenos. De todas formas, para mí, esto de los balances representa un vacuo ejercicio de reflexión, puesto que yo no mido el tiempo en años, sino en temporadas o cursos escolares. Es decir, de hacer un balance de este año, tendría que hacerlo a finales de junio de 2011. Intuyo que 2011 va a traer grandes alegrías, pero, a diferencia de 2010, junto a grandes penas. Es ley de vida. El tiempo pasa y los ciclos se acaban. O, dicho de otro modo: no todo el monte es orégano. Ahora me espera un trimestre duro, laboralmente hablando; un trimestre en el que, como  contrapartida, saldrán a la venta: “Beatitud”, “Viscerales”, “Heterogéneos”, “Al otro lado del espejo” y, en mayo, “Cuento kilómetros”, mi primer libro de relatos. Disfrutaremos pues de estos momentos que están por venir junto a las grandes amistades que he ido consolidando durante los últimos años. Eso sí que es un triunfo.
FELIZ AÑO!

1 comentario:

Voltios dijo...

mario, amigo, yo espero que nos veamos las caras y consolidemos la amistad virtual en algo de carne y hueso tío, y mi más grande enhorabuena.