lunes, 10 de enero de 2011

También la lluvia

“También la lluvia” es un quiero y no puedo. Es un híbrido entra la acción y el drama, una película medio europea medio americana, que se queda ahí, en tierra de nadie, esperando que un crítico la rescate y la coloque en un sitio, cualquier sitio. A pesar de todo, ha sido seleccionada para respresentar a España en unos prestigiosos premios norteamericanos...

La historia que cuenta es interesante y la estructura original. Está bien realizada, maneja bien la técnica, aunque sin alardes, y despliega un buen reparto. Pero le falta algo. En mi opinión, ese algo que le falta es que, por primera vez en el cine de Iciar Bollain, no se trata de una película de personajes. Hay tres principales, pero ninguno está suficientemente desarrollado. Esto se palpa cuando, al llegar al clímax, el personaje principal (si es que lo es) tiene que tomar una decisión y no consigue conmover al espectador como, creo, debiera. No sabemos cómo ni quién es; sabemos que es un productor que haría cualquier cosa por acabar su rodaje en la selva boliviana, pero no sabemos quién es y no esperamos ninguna reacción por su parte; nos resulta indiferente aún a esa altura del metraje. Quizá por eso da la impresión de que Tosar, actor de grandes personajes, no se siente a gusto en el papel. 

Lo metacinematográfico está presente a lo largo de toda la cinta. Un equipo de rodaje se instala en Cochabamba (Bolivia) para llevar a cabo un complicado rodaje. La película que están grabando se ambienta en la época de la colonización española de principios del S.XVI. La de las masacres y las órdenes clericales. Se establece una analogía entre la explotación y manipulación de los indígenas por parte de los cristianos y la que, en tiempo presente, llevan a cabo los miembros del equipo de rodaje. Y también entre las dos revoluciones que estas manipulaciones provocan: la de los dominicos en el S.XVI y las de los indígenas en el año 2000. Durante las tres semanas de rodaje se produce la crisis del agua y la rebelión indígena (antes de la llegada de Evo Morales al poder), hecho que condicionará el devenir de los acontecimientos….

Película de corte social escrita por Paul Laverty (colaborador habitual de Ken Loach y pareja de Iciar Bollain) que refleja muy bien la posición de inferioridad que ha tenido el pueblo indígena a lo largo de su historia y que ayuda a comprender mejor lo difícil que es terminar un rodaje. Y lo egoísta que hay que ser para conseguirlo. Sí, en serio, cualquiera que haya hecho cine, se sentirá identificado con la cadena de problemas y vicisitudes que encuentran los protagonistas de “También la lluvia”. Y tendrá que establecer un orden de prioridades...

1 comentario:

Voltios dijo...

pues tengo ganas de verla mario, ya te contaré.