jueves, 16 de diciembre de 2010

De tamaños, héroes y rock & roll.

Estoy leyendo "Héroes" de Ray Loriga y me parece un libro cojonudo. Debería haberlo leído antes, pero no lo hice. En aquel ya lejano antes, otra etapa de mi vida, leía autores extranjeros traducidos; americanos, principalmente. Ahora, aunque leo de todo, me ha dado por leer autores españoles. Quizá pretenda mejorar mi técnica. Sí, es posible que inconscientemente ésa sea la razón, o una de las razones, al menos. El estilo de Loriga en "Héroes" me recuerda mucho al que tenía mi compadre Refoyo hace dos años. Y que, de alguna manera, sigue teniendo. David Refoyo es el autor de “25 centímetros”. Un novela cojonuda. En la primera página hay una cita de "Héroes". Ambos relatos se componen de piezas cortas y aparentemente anárquicas que te sumergen en un submundo propio. Cada uno aborda sus temas y organiza su material, claro, acorde a su tiempo y sus vivencias. Pero con un patrón común: el rock & roll. Y me parece un estilo cojonudo, el rock & roll. Y la literatura que deriva de éste. La verdad es que paso de idioteces. A mí me gusta todo. Es decir, a todo se le puede sacar algo; obviamente hay cosas que disfruto más que otras. Narraciones como las mencionadas arriba son de las que disfruto por encima de la media sin importarme las etiquetas: que si Loriga buff, que si no me gusta la crema de avellanas, que si la abuela fuma… La experimentación demuestra personalidad y suele aportar pinceladas originales que luego, en ocasiones, pasan a la historia y, como diría Vargas Llosa, hacen mejor a mucha gente. "Héroes" fue publicado en 1993. "25 centímetros" en 2010. En 2027 se publicará alguna obra, estoy seguro, que nos muestre la literatura del rock & roll en la Edad de la informática. Espero estar allí para contarlo: yeah!

3 comentarios:

Javier Das dijo...

Yo ando con "Días extraños" de Loriga. Cojonudo, sinceramente. Tengo también Héroes esperándome a lado, así que ya te diré.

A ver cuándo me puedo hacer con LS6!!

Un abrazo!

Mario dijo...

Fuerte abrazo, Javi.

Clifor dijo...

Gracias por tus palabras, tío!