martes, 21 de septiembre de 2010

Sensaciones literarias

Algunas noches había tanta humedad que no podías cerrar la puerta. Tenías que empujarla con el hombro. Los puentes se expandían y las aceras se resquebrajaban y había basura en las calles y tenías como que hablar con tu puerta para convercerla de que se cerrara.
Don DeLillo, Underworld/Submundo.

No hay comentarios: