martes, 31 de agosto de 2010

Estamos vivos

Vuelve el curso. He engordado un kilo y tengo menos pelo. Un poco menos. No sé cómo se cuantifica eso, así que vamos en dejarlo en un poco menos. Se abren nuevos horizontes y nuevas vías. Es uno de esos momentos en los uno cree que puede con todo y luego se tumba en el sofá y piensa: no voy a poder disfrutar de estos momentos de relax en meses. Y entonces surgen las dudas. La ansiedad. Síntomas de fatiga, una señal de cansancio, la sensación de que, por lo menos, estamos vivos.

No hay comentarios: