lunes, 26 de julio de 2010

Ayer vi a Vilem Vok

Ayer vi a Vilém Vok en un programa cultural de La 2. Por si alguien no lo sabe, Vilém Vok es un escritor checo del que no existen referencias ni obras y que aparece citado varias veces en la obra de Vila-Matas. Por cierto, Vila-Matas también estaba en el plató de dicho programa. Se rumorea que Vilém Vok es el narrador de Dublinesca. Los más osados dicen que Vok es el propio Vila-Matas. Pero yo te puedo asegurar que no. Yo vi a Vilém Vok en un programa de La 2. Bueno, en realidad no lo vi, pero pude oír sus comentarios irónicos, su tono de voz, su cadencia, pude sentirlo por un instante. Es una presencia que se manifiesta en formas diversas. Cuando oyes su voz te quedas embobado, absorto, con las pestañas como las de una de esas figuras de cera que hacen para los museos de la saga Tussaud. Quizá algún día veamos a Vok convertido en estatua de cera. Pero lo considero poco probable. Porque si un día se descubriese su misterio habría que encontrarle un sustituto. Los personajes como Vok son imprescindibles en la sociedad. Si no existiesen habría que inventarlos. Vok es literatura en estado puro. Pero, lo más importante, también es diversión: ¿hay algo más divertido que divertirse divirtiendo con la literatura? Si alguna vez te encuentras a Vok en alguna novela, no dudes en preguntárselo.

1 comentario:

Marcelo dijo...

Qué alivio, porque estoy leyendo Dublinesca y estaba desorientado con este tipo.