martes, 18 de mayo de 2010

España

Que si Zapatero. Que si los sindicatos. Que si la Oposición. Que si los funcionarios… No. España. El problema es España. El país más maquillado. El enmascarado. El del ricoprontismo. El país que se jactaba de sus nuevas riquezas. Todas falsas. España está hoy pagando dos décadas de economía ficticia. De mentira. De subvenciones y cajas de ahorros. De créditos desorbitados. De llantas de aleación. España no era solvente. Nunca lo ha sido. Nos apretaron el cinturón para entrar en el euro con calzador. Y fomentaron las subcontratas. La economía sumergida. El ladrillazo que algunos pagaban con su hipoteca y que ahora pagamos todos. 

En Europa ven con buenos ojos las medidas españolas para paliar el déficit a corto plazo, pero le piden al Gobierno reformas y soluciones a largo plazo. Se dan cuenta de que España, Portugal y Grecia no tienen nivel fiscal como para ser parte de la moneda de Alemania y Francia. Es la razón por la que los productos del Día vienen en español, portugués y griego. Al parecer, los dueños de Carrefour saben de economía bastante más que el presidente del Banco Central Europeo.