viernes, 27 de noviembre de 2009

Malditos bastardos


Aparte de esas genialidades excepcionales que parece que sólo se le ocurren él, esas reinterpretaciones de géneros y estilos, esos diálogos que nunca sobran, esos insertos entre secuencias, esos personajes caricaturescos tan bien trazados y tan funcionales, esas músicas que encuentra por el mundo e infinidad de cosas más, destacaría Malditos Bastardos por lo bien trazada que está en todas sus partes, por cómo se articula, por ese puzle de lenguas y estilos, porque te obliga a pegarte a la pantalla durante dos horas y media, por… en fin, que Tarantino es un Dios de la cinematografía.

No hay comentarios: