viernes, 2 de octubre de 2009

Don Carlos (Calixto Bieito)


Acudimos unos cuantos amigos y amigas (modo Ibarretxe), a la representación de Don Carlos de Schiller, en el CDN (a.k.a. Teatro Valle Inclán), en Lavapiés. Se trata de un espacio flexible y desmontable, un moderno multisuos de la dramaturgia.
Rubén Ochandiano y Carlos Hipólito, junto a Violeta Pérez y otros grandes actores de teatro, cine y televisión, conforman la ficha artística de esta obra tan especial.
Algunos actores me gustaron más que otros o, por lo menos, me parecieron más adecuados para el papel. Destaco a Violeta, y lo hago de corazón, porque está enorme en un papel duro física y mentalmente y, en ocasiones, difícil... Sabe comportarse con la misma elegancia tanto en el escenario como fuera de él. Tiene fuerza, voz, personalidad, expresión corporal y capacidad de sacrificio. Puede ser una gran actriz de futuro.
No soy un especialista en teatro y me asombro como un niño cada vez que veo una obra distinta. Calixto Bieito desmonta Don Carlos, la reinterpreta a lo Tarantino. Es raro. Será que a mí me gusta lo raro. O igual el raro soy yo. No sé. La obra me gustó, no obstante.
Lo más espectacular es la escenografía y la puesta en escena. Don Carlos calza unas Etnies y gasta pantalones de Adidas. Entra en escena con un mp3 y poco después le muestra al público, y a la Reina Isabel de Valois, su sexo. Es todo muy postpoético, por poner un símil literario, y muy valiente. Teléfonos móviles se mezclan con golas y muertos vivientes. Tenores y pasodobles conviven como si nada. Hay momentos divertidos, hay momentos en que no sabes dónde mirar, en cada parte del escenario sucede algo, generalmente simbólico. Son momentos que, en resumen, conformaron un todo que me agradó.
Tras la velada, unas cañas y un montado de lomo en el bar de enfrente. Allí
, en la zona de no fumadores, había unos cuantos actores famosos, altos y guapos, ellos todos. Por allí pasó también Violeta.

No hay comentarios: