martes, 29 de septiembre de 2009

Reacciones

Hoy habla José Ángel Barrueco, en su columna diaria, del cortometraje y sus sacrificios. Sí, eso es: sacrificio, es la palabra exacta, sacrificio, una película de Tarkovski...

Destaco un párrafo del artículo que considero muy acertado, con su comparación con Wong Kar-wai, autor del que he bebido para realizar Sin Título. No se te escapa una, Kankel.
El viernes pasado estuve en Zamora, para asistir al estreno del corto “Sin título”, de LPR Productions. Estuve en el primer pase y la sala grande se petó. Fui, sobre todo, por amistad. No soy de esas personas a las que les da vergüenza apoyar públicamente a sus colegas. A mí no me duelen prendas en reconocer vínculos. Antes del corto vimos, de aderezo, un making of y un trailer. Vi muchas caras conocidas en la pantalla y por la sala. Los hermanos Mario y Pablo Crespo, a la cabeza del equipo en las labores de guión, dirección, producción artística, montaje y postproducción, nos hablaron de lo que íbamos a ver. Me satisfizo reencontrarme con los escenarios exteriores de “Sin título”: todo el entorno de La Marina, porque son los sitios en los que he vivido y me he criado. El corto contiene ecos del cine de Wong Kar-Wai y aúna poesía y reflexión filosófica. Mario se ha dejado la piel en esto y unos cuantos lo sabemos. Ahora toca detenerse y tomar aire. Entre el público había cineastas, artistas, políticos, etcétera. E incluso vinieron colegas de otras ciudades. Luego salimos a celebrarlo.

Artículo completo, aquí

También he encontrado por ahí otras reacciones de personas que estuvieron presentes en la proyección. Mi amigo David Refoyo me compara con Guardiola, lo cual me llena de orgullo y satisfacción (modo Don Juan Carlos off).
A veces se deja una pequeña barba de tres días y la camisa ligeramente abierta. Se convierte en paraguas y recibe todos los disparos. Defiende a los suyos. A veces tiene que improvisar y buscar alternativas extrañas y sino, siempre puede entrar alguien de la cantera en la rueda. No es fácil ponerse delante de todas las balas, detenerlo todo, defenderlos a todos. Habla en los medios y resta importancia a ciertas cosas mientras se la otorga a otras que apenas parecen perceptibles. Nunca critica al árbitro. Cuando gana, la fuerza es del equipo, cuando pierde es autocrítico consigo mismo. Puede parecer que estoy hablando de Pep Guardiola, pero no, hablo de Mario Crespo.

Y también copio las palabras de nuestro amigo Iñaki Estévez, un crack rubio y polivalente que vino desde Irún para ver el corto y disfrutar con nostros. Gracias de parte de todos, Iñaki, crack.
Tal y como pude comentar con su director y siempre desde mi humilde punto de vista cinematográfico, "Sin Título" es un gran trabajo. Un corto que te hace reflexionar y remover ciertas cuestiones sobre las personas, las casualidades y la forma que tenemos de hacerlas causas de las cosas que nosotros mismos hacemos. En el aparto más técnico, como no, me quedo con las ciertos planos, velocidades de cámara y detalles importantes de su director Mario Crespo, también con un buen trabajo de los actores que aparecen, y sobre todo de la actriz gallega Deborah Vukusic con un papel en el que demuestra sus buenas maneras. Otra mención especial es la música, para mi, acertadísima para el ritmo y "color "de la cinta. Y que recuerda a largometrajes importantes del cine francés.