viernes, 17 de julio de 2009

Ya sabía que habría un montón de dolor
pero es mejor tener una felicidad amarga
que vivir una vida aburrida y gris
Stalker (Andrei Tarkovski, 1979)