miércoles, 15 de julio de 2009

Estrella distante


Estrella distante (Anagrama, 1996) es el segundo libro de Bolaño que leo, después de su gran obra: Los detectives salvajes. En esta novela el chileno anticipa lo que serán sus dos grandes títulos: la arriba citada y 2666. Bolaño es un escritor para aquellos que aman la prosa, los que son capaces de devorarla, los amantes de la narrativa, pero también para los vividores, los buscavidas, los mochileros…
La narración posee ese punto de novela negra, detectivesca, que estructurará también en Los detectives salvajes. Tras el golpe de estado de Pinochet, los miembros de un taller literario de Concepción, entre los que se encuentra Arturo B. (Arturo Belano, alter ego de Bolaño) son perseguidos por los abanderados de la literatura del régimen. Un exalumno del taller, un misterioso y distante personaje conocido como Ruiz-Tagle, se convertirá, tras la caída de Allende, en el famoso aviador-poeta Carlos Wieder, que con el humo que genera el avión de combate en vuelo, escribe poemas en el aire. Tras la caída de Pinochet, Arturo B. intentará seguir las huellas de Wieder.
La lucha por la supervivencia, la importancia de las ideas, el odio visceral que generan los conflictos políticos. Estrella distante habla de la vida, de aquellos que han decidido o les ha tocado vivirla. Habla del sudor que conlleva cumplir un sueño, del amor a la literatura, de las injusticias, habla, al fin y al cabo, de cosas que están muy alejadas de la sociedad burguesa que existe hoy en España, donde papá y mamá nos dejan estar en casa hasta los 30 años, sin que nos sintamos culpables por ello.
PD: Ayer acabé otro de Zweig y hoy he empezado con Bernhard. Dos autores imprescindibles. Ya hablaremos de ellos.

No hay comentarios: