jueves, 23 de julio de 2009

Corrupción transparente


Los sistemas político-sociales suelen arrastrar, por lo general, los defectos de quienes los crean, gestionan y sustentan: los hombres. O dicho de otro modo: La corrupción es inherente al sistema.
La historia nos enseña que ninguno de los sistemas creados hasta hoy ha sido, ni puede ser, transparente. Tener en tus manos un bastón de mando que te permite decidir por millones de personas es una tarea harto delicada que implica ocultar algunas fases de la gestión, quién sabe si en beneficio de todos. Me explico: el pueblo llano: el currela, el oficinista, la portera, el profesor… todos nosotros buscamos algo de hedonismo y unas dosis diarias de felicidad. Preferimos no saber demasiado, no cargarnos con más preocupaciones, más dolores de cabeza. Porque la verdad es ofensiva, duele, molesta, otorga responsabilidad y va contra la sociedad burguesa de poltrona y Digital +. Si supiéramos toda la basura que se esconde bajo la alfombra ésta nos comería. El hombre necesita creer, necesita ideales, ilusiones. Y los gestores del sistema, conscientes de su responsabilidad, esconden todo aquello que no «debemos» ver, cubriéndose también a sí mismos. De ahí la expresión «tirar de la manta».
Seguir leyendo,
aquí

No hay comentarios: