lunes, 1 de junio de 2009

Literatura democrática


MARIO CRESPO. En un país como el nuestro, con un elevado índice de alfabetización, la lectura es un acto necesario, presente en la vida diaria de casi todos nosotros. Y no me estoy refiriendo, en este caso, al placer por la lectura, a la literatura, sino al acto de leer, a su función. Al esperar el autobús debemos leer la ruta; al comprar en el supermercado tenemos que verificar los precios; al estudiar necesitamos memorizar los apuntes; al conducir miramos los carteles. Leemos al recibir una carta, un mail o un mensaje de texto… Leer leemos casi todos, pero la función con la que lo hacemos no es siempre la misma.
Seguir leyendo,
aquí