domingo, 29 de marzo de 2009

Bartleby y compañía


Bartleby el escribiente, un relato de Herman Melville, ha sido tomado como referente de la escritura del No. Cada vez que a Bartleby se le encargaba redactar un texto contestaba: “Preferiría no hacerlo”. Enrique Vila-Matas construye en su Bartleby y compañía (1999) una ficción borgiana que escarba en las profundidades de la literatura en busca de ese síndrome, esa pulsión negativa, que afecta a las letras contemporáneas y que se ha convertido ya en una tendencia, porque sólo en ese camino se puede encontrar la escritura que está por venir.
El protagonista de Bartleby, el narrador, es un oficinista jorobado que se considera feliz, a pesar de no tener éxito con las mujeres, y se dispone a escribir un cuaderno de notas a pie de página que comentarán un texto invisible. Las referencias y guiños a la literatura son constantes en esta reflexión sobre el oficio de escribir y las razones que impulsan y no impulsan a ello.
(...)La biblioteca Brautigan reúne exclusivamente manuscritos que, habiendo sido rechazados por las editoriales a las que fueron presentados, nunca llegaron a publicarse (…) Quienes tengan manuscritos de esta clase y quieran enviarlos a la biblioteca del No o Biblioteca Brautigan no tiene más que remitirlos a la población de Burglinton, en Vermont, Estados Unidos (...)

No hay comentarios: