domingo, 15 de febrero de 2009

Cromosoma 3


Una de las mayores virtudes de David Cronemberg es la solidez de sus guiones. La forma de presentar la introspección de los personajes y sus motivaciones le permiten cerrar películas con apariencia de durar dos horas en hora y media
escasa. Todo está medido y cerrado. Cromosoma 3 (1979) es un claro ejemplo. Otra gran virtud es su capacidad de utilizar el cine como herramienta narrativa capaz de recorrer los rincones más recónditos de la mente humana. En la habitual línea científica y psicológica del director, la película narra una escalofriante historia de un doctor que inventa una terapia para tratar la psicosis que se basa en alterar la estructura celular de los pacientes. Las consecuencias hacen buena la frase de “es peor el remedio que la enfermedad”. Se le va de las manos. El argumento es fácil pero la combinación de realización y guión la convierten en una inclasificable película cercana al terror que me ha gustado mucho más que otras cintas similares como Inseparables. Cronemberg es uno de los directores de los que más se puede aprender si se pretende entender el cine en toda su extensión.

No hay comentarios: