viernes, 6 de febrero de 2009

The Cardenio Project


Una sala pequeña, acogedora, un salón de uno de esos chalets de Boadilla del Monte. Un escenario a ras de suelo, por debajo de mi ángulo de visión. Una oferta de entradas: “si elegís estas butacas que están un poco sueltas os la dejo a nueve euros”. Accedimos. Ninguno superábamos los setenta Kilos. Es la primera vez que me hacen una oferta en un teatro. Me encanta... me encanta el regateo al estilo de la Vida de Brian: “no puedes llevarte la barba así como así, tienes que regatear…”. Una reinterpretación libre del Quijote. Cardenio y el Curioso impertinente. Pan de pueblo con miga dentro. Mucha miga. Buenas interpretaciones. Caras conocidas. Y una hispano-croata que lo bordó. Se llama Déborah, Déborah Vukušić (se pronuncia fukusich… y al que lo pronuncie mal le envío un par de miamis a casa… he dicho). Como digo, la actriz mitad española-mitad gallega atrajo toda mi atención. No podía ser de otra manera. Vamos a trabajar juntos en un proyecto cinematográfico. Aún no tiene título. Es posible que nunca lo tenga. Y ahí está la gracia.

No hay comentarios: