viernes, 16 de enero de 2009

Fado en la niebla

Cuando me escribió Alfonso Rabanal (casi sin conocernos) para pedime mi dirección postal a fin de enviarme su novela, La cámara de niebla, no pude por menos que regalarle un relatillo, por la deferencia. Esto fue hace semanas, creo (porque estoy metido en un proyecto que, junto al trabajo y el resto de vida que me queda, me ha hecho volver a la vida lineal, donde parece que no hay noche y que los días son uno). Hoy publica ese relato, que habla de la globalización del país menos globalizado de Europa. Nadie ha hecho más daño a Nike que Miranda do Douro, pero hasta las imitaciones han perdido calidad.

Si queréis oír un fado entre la niebla, pinchad

No hay comentarios: