viernes, 5 de diciembre de 2008

Y el lunes diremos: l'hemos liao-parda

Domingo 7, Gruta 77, Metro Oporto (Madrid). 22.30 horas.
Allí nos encontraremos con muchos amigos, colegas y conocidos.
A algunos de ellos los podéis leer en este post.

Abandono del hogar, by José Ángel Barrueco

los latidos urgentes
del corazón

el miedo
a ser descubierto

la decisión
tomada en un segundo

tu madre diciendo
nos vamos de esta casa

la noche,
inhóspita allá afuera

los gatos y los perros
asustados porque no comprenden

la inseguridad de dejar atrás
casi todas tus pertenencias

la inquietud
la rabia y la furia

el temor a que ese hombre
os pille escapando de casa

ese es el cuadro de mi familia
la primera vez que abandonamos el hogar.

El Rompeolas, by David González

mi padre
se levanta temprano cada mañana
para ir a nadar
para ir a nadar
a la piscina municipal en invierno
y a la del mar cantábrico en verano

él se cree que así
me comenta mi madre, escéptica
no se va a morir nunca

desde la ventana del estudio
donde me encierro a escribir
desde por la mañana temprano
y durante las cuatro estaciones
puedo ver la playa de mi padre
la arena que está pisando
y si tuviese a mano unos prismáticos
y forzara un poco la vista
podría, incluso, verle a él

hace tiempo, años, que no le veo
ni hablo con él
ni siquiera por teléfono

pero cuando luego
retiro mi frente del cristal
y acerco la silla
apoyo los codos sobre la mesa
y empiezo a escribir
lo hago con la confianza
y seguridad
del que se sabe
con las espaldas protegidas:

su padre está ahí afuera,
nadando
y no se va a morir nunca.

De la venganza, by David Refoyo

he pasado varios años atado a ti
yo no soy david gonzález
no puedo contar lo que es una cárcel
, no
pero puedo decir alto y claro
que llevo años atado a ti
todos los años que has querido
tenerme cerca
porque tú tienes la sartén por el mango

lástima que lo que deseas
sea mi mango

y no la sartén

Sin título, by Alfonso Rabanal

De tus calles vacías nace el odio y la indiferencia
de tus blasones los cerrojos
del encierro el sabor de la avaricia...

Existe un silencio tóxico
que sólo rompen los murmullos
del que reza cuando cuenta
y el de esos otros
que cuentan mientras rezan

Pueblos de ábacos
y abalorios

Pueblos de paso
donde las ovejas
pacen y esperan
bajo los neones
de un puticlub

05 am, by Iñaki Estévez

Recibo
con sorpresa
el silencio.

Corto, cambio,
escasos
cero grados

Intento
mantenerme frío

Me apoyo
en una farola,
me faltan las fuerzas...

Asalto
a un viajero
que cruza el desierto
que hay
entre
la respuesta
y mi casa.

Recibo
otro golpe
esta vez
no aparto
la mirada.

Respondo
me arrastro.

En noches
tan oscuras
aún hay veces
que soy sincero.

Y no oculto

que no me importa

perderme

en batallas perdidas.

No hay comentarios: