miércoles, 26 de noviembre de 2008

Begirada

Eneko e Itziar, dos viejos conocidos, caminan enfrentados a cierta distancia por los pasillos del metro de Bilbao. En el momento de cruzarse, la mirada de ella, trasmutada en un puñal, atraviesa la córnea de un despistado Eneko que apenas acaba de percatarse de la situación que le envuelve. Y aún con la herida manando sangre, pocos metros mas adelante, Itziar se gira y chilla con furia:
¡Eneko!
Éste, una vez vuelto, pregunta con desgana, como si hablase con el viento:
¿Bai?
E Itziar, apuntándole a la cara con su dedo índice, le espeta en castellano:

Nunca nadie
me había jodido tanto
como tú

Ni tampoco
tan bien.

No hay comentarios: