martes, 21 de octubre de 2008

Lo que Internet ha unido que no lo separe el hombre

Ayer tarde nos encontrábamos en Barajas José Ángel Barrueco, El Kebrantaversos y un servidor para recibir y recoger a Carla Badillo, nuestra hasta ayer a las seis y veinticinco colega virtual y desde ayer a las seis y media colega real. Estuvimos hablando, departiendo, charlando, platicando… hasta que Carla salió de la puerta de llegadas de la T4 cual estrella del rock. Nos faltaba el cartelito ese con el nombre que usan los responsables de los tour-operadores, pero Carla nos reconoció enseguida. Venía con dos baúles como los de la Piquer y he tenido que echar abajo un tabique de mi casa para poder meterlos… pero nada importante… ahora tenemos un espacio mucho más diáfano… ¡dónde va a parar! Luego se unió a la fiesta Marta, pareja de José Ángel, y proseguimos la charla entre San Migueles y Kronemburg’s. Tuvimos que colarnos en el Cercanías y llegamos a casa algo tarde. De hecho tengo un sueño que me caigo, pero mereció la pena pasar un rato tan agradable.

No hay comentarios: