miércoles, 17 de septiembre de 2008

Más popular que cultural

Me comentaba ayer José Ángel Barrueco que le había gustado mucho una frase que leyó en este blog, en el post que le dediqué a la noche en blanco, mi noche en blanco. Era una frase que definía la noche como: "Algo más popular que cultural". Resulta que no sólo le había gustado sino que le parecía útil; tanto que me agradecía que mi frase le sirviera como título en su artículo de hoy, donde me cita. Yo le contestaba que, hombre, más agradecido estoy yo por saber que mis textos, más allá de que gusten o no, pueden llegar a servir para encabezar un artículo de un escritor de la talla de José Ángel.

Me preguntaba el otro día un colega que si que me tomo muy en serio el blog, vamos… que cómo es que lo actualizo diariamente. Yo le contestaba que siempre he sentido la necesidad no sólo de escribir sino de contar. Cuando este blog tenía 20 lectores diarios ya me sentía en la obligación de contarles algo; ahora que siempre ronda y a veces supera los 100, me siento más motivado aún si cabe para no callarme. Pero más allá de cifras y datos fríos como la horchata, el hecho de saber que mi pensamiento y mis letras sirven para algo es una cosa que me resulta realmente gratificante. Y lo es porque al márgen de instituciones, subvenciones y caciquismos siempre habrá alguien que realmente te escuche, que ponga su oreja y sus ojos de manera permeable en pos de un aprendimiento mutuo. Gracias a todos los que leéis este blog.

JOSÉ ANGEL BARRUECO. Sí, me gusta Madrid. Pero no consigo que me guste La Noche en Blanco. Se celebró en la noche del sábado hasta desembocar en la madrugada del domingo. En la edición del año pasado salí a la calle y estuve en un concierto en la zona de Tribunal, y participé en un botellón, y diluvió durante un rato y la multitud se refugió en un portal, y ya no recuerdo qué escribí al respecto, pero seguramente hablé de mi desencanto de esa noche que se prevé mágica y termina siendo un latazo, un paseo por el agobio de las masas y por calles donde hiede a orín y a cerveza derramada porque, en el fondo, a la gente lo que le interesa no es la cultura, sino salir de fiesta y quemar la madrugada.
Seguir leyendo

No hay comentarios: