jueves, 4 de septiembre de 2008

La técnica por encima del arte


IKB. International Klein Blue.
Yves klein, pintor francés (1928-1962). La mayoría de sus primeros trabajos eran pinturas monocromáticas en una amplia variedad de colores. A finales de los años 50 los monocromos de Klein se centraban en un color azul intenso, que patentó como el International Klein Blue (IKB) o Azul Klein.
Wikipedia.
La técnica por encima del arte
Yves comprendió a la perfección el concepto de arte como producto, así como el de producto como arte. Tras descubrir la pigmentación de su azul, intentó aplicar a su pintura un concepto que sostuviera la obra de arte más allá del alarde técnico. Para sustentar su arte conceptual tuvo que inventarse una teoría, como todos. Para él la vida era azul, color al que definía como lo invisible haciéndose visible. Pero la novedad pasó pronto y tuvo que inventar algo nuevo. Entonces descubrió las Antropometrías. Suena muy bonito, sí, pero consistía simplemente en usar mujeres desnudas, untadas de pintura azul, como pinceles que se aplicaban en grandes lienzos. Juzgad vosotros. Yo lo único que saco en claro es que en el momento en que las artes plásticas pasan de lo físico a lo meramente conceptual es muy fácil que traspasen la delgada línea del fraude. Pero hay artes, como el cine, donde la técnica, por su complejidad e infraestructura, es capaz de solapar el contenido real, la historia. Hay directores que basan sus obras en la técnica que les hace su director de fotografía; lo que deben desconocer estos sujetos es que cuando el espectador tiene sed, no quiere comerse el vaso, sino beberse el agua.

No hay comentarios: