sábado, 20 de septiembre de 2008

GFYS I

Me llega un correo de la organización de un concurso cinematográfico de guión adaptado. Me facilitan la lista de cortos seleccionados para la final. Por supuesto que Odio no está. Nunca está en ningna selección. Hago mis cábalas y llego a pensar que el jurado está compuesto por los miembros de ERC; de 10 piezas 9 son catalanas. Pero no. Al final ganó un vasco. Nosotros, como representantes de Castilla y León o… ¿debo decir de Portugal? no hemos podido sacar la cabeza. Odio es una puta mierda. Nunca he dicho que no lo sea. La técnica es casi tan lamentable como su presupuesto e infraestructura. Tengo amigos cinéfilos que me animan con sinceridad y me dicen cosas como: Odio está guay, está de puta madre, está muy bien, tiene mucha miga… Y se lo agradezco. Porque no es lo mismo ser una mierda que una mierda guay o una mierda con miga. Pero seamos realistas, Odio nunca pasa las fases de selección porque tras ver los dos primeros minutos de metraje lo descartan y lo tiran merecidamente a la basura. En otras palabras, el concepto no cuenta una mierda.
Necesito más de 1000 euros para el próximo proyecto. Cuando tienes los proyectos editados y cierta gente te pregunta que por qué no pides ayudas y por qué vas por libre… te entran unas terribles ganas de... Si espero por esas ayudas no hay película. A los hechos me remito y tal vez me remitiré. En diciembre voy a pedir ayudas (¡ojo! no tanto económicas como logísticas), desde aquí podéis organizar una porra si queréis. Ojala me tenga que tragar mis palabras, pero a día de hoy apuesto todo a uno a que nadie suelta un pavo ni una mano y nos volvemos a auto-producir nuestra tercera mierda de autor. Me da igual, seguiremos luchando
solos

No hay comentarios: