viernes, 12 de septiembre de 2008

The End, Eduardo Chapero-Jackson

Eduardo Chapero-Jackson es, en mi opinión, la gran esperanza del cine español (y lo afirmo hoy, 12 de septiembre de 2008). No lo digo sólo por su ultra-laureado corto Alumbramiento, sino por la seguridad que muestra arriesgando tanto visualmente.
Su metraje The End, de 30 minutos, fue presentado el pasado día 8 de septiembre en el Palacio de Congresos de la Expo de Zaragoza. Es una especie de canto apocalíptico al problema del agua para el que ha utilizado una narración cercana al Western.
Ayer estaba tumbado en el sofá haciendo zapping cuando di con esa serie-culebrón adaptada de un guión sudamericano, Sin tetas no hay paraíso, se llama. El protagonista de la serie es Miguel Ángel Silvestre, el famoso Duque, un ídolo de masas entre las nenas, un fenómeno social femenino. El caso es que este fenómeno llamado Duque no parece un simple guaperas de tres al cuarto, no parece que esté ahí por ser Mister Castellón, como piensa la mayoría. Siempre se lo digo a mi pareja: - El Duque es el único que sostiene una serie tan previsible y vacía-
Migue Ángel Silvestre, es uno de los protagonistas de The End. Pero no hace de guaperas. Según el director, Miguel Ángel, con quien estudió en la escuela de arte dramático, es un crack de la interpretación. Según un amigo mío que es el mejor analista cinematográfico que conozco, Chapero-Jackson es el mejor director de actores del cine español. Así que por algo lo dirá Chapero y por algo lo dirá mi amigo José.
Ardo en deseos de ver ese final, ese The End.
Desde aquí te deseamos toda la suerte del mundo, Eduardo.

Noticia El País
Noticia Europa Press
Noticia Público

No hay comentarios: