miércoles, 2 de julio de 2008

Nacho Vigalondo y el cine español


El otro día hablé de Los Cronocrímenes, de Nacho Vigalondo. La película no encontró distribución en España hasta que no tuvo un éxito internacional. Pero creo que es como la crisis económica. No se le puede echar toda la culpa a Zapatero, hay una gran influencia de la situación externa. El sábado pasado, la friolera de 10 espectadores abarrotábamos la sala para ver esta película. Y claro, así es normal que nadie quiera arriesgar un duro.
La gente ve películas. Se ven películas de cojones. Pero generalmente en casa. Digital Plus, Home Cinema, Internet… Y es una pena, porque la pantalla gigante es otro concepto, sigue siendo y será siempre una experiencia en la que realmente se interactúa con la película. Ahora bien, mientras sigan llevándose los cines de la Gran Vía (creo que sólo quedan 3) para ponerlos en enormes centros comerciales situados a tomar por culo de cualquier centro urbano, pues es difícil que la gente se motive un rato de su sábado tarde para cruzar la M-30 (ahora llamada Calle 30, que es más cool) y gastar una hora de viaje para ver una película de una hora y media.
Las cosas marchan mal para todos, estamos llegando a una situación que no compensa a nadie. Curiosamente, de vez en cuando la “industria” española se destapa con alguna “superproducción” que es pan para hoy y hambre para Nacho Vigalondo (entre tantos). Señores gerifaltes del cine, busquen vías alternativas que interesen a una mayoría, equilibren los presupuestos, promocionen el cine, vuelvan a los cinemas de barrio, o de distrito, o al menos de ciudad , o hagan lo que les venga en gana, es su dinero… pero esta situación de país subdesarrollado (5% de películas ricas y 95% de buscavidas) no compensa a nadie. Ni siquiera a ustedes.

No hay comentarios: