jueves, 31 de julio de 2008

El Generador

Teníamos todo, pero la producción no podía encargarse de la energía. Y en algún sitio hay que enchufar los cables... Dijeron que el Ayuntamiento tiene que pagársela a la compañía eléctrica, que si presupuestos públicos, burocracia... ya se sabe… Finalmente, la única solución se llamaba generador. Sin generador no hay rodaje. El caso es que tengo un amigo que me ha conseguido uno. "¿Y cómo de grande es un generador?", pregunté yo. "Es como el motorcillo de un ciclomotor, pero con asas", contestó mi amigo. "El problema -continuó-, es que es de los grandes, y hace más ruido que Luis Aragonés comiendo sopa". 


El generador produce energía. Los amigos también generan energía. De hecho, hay amigos que son capaces, no sólo de conseguir ese pedazo mamotreto llamado generador y de hacerse con un remolque, para evitar reventar el maletero del buga, y de llevar el remolque con su coche hasta la localización del rodaje, no sólo eso, no, sino que también son capaces de comprometerse a irlo a recoger al finalizar. 


Ahora ya sé cómo de grande es un generador, Carlitos. Enorme, eso es, enorme.

No hay comentarios: