miércoles, 23 de julio de 2008

Buenas vibraciones

Son las 8.20 de la mañana cuando W se dispone a llevarse el vaso de plástico a la boca y nota la vibración del celular en su muslo. Se sobresalta, aprieta su café takeaway y lo derrama por mano y muñeca hasta que cae en cascada por el codo. W coge el teléfono y pregunta.
-¿Sí?- dice mientras intenta sacar unas servilletas comprimidas a presión en el servilletero.
-Hola, soy yo.
Se trata de una voz de mujer. Una voz conocida… dulce… cercana… de toda la vida.
-¿Quién?
No puede reconocerla pero es capaz de notar que es un tono que ya ha sentido muchas veces.
-Soy D.
W termina de limpiarse el brazo y sonríe emocionado.
-¿Desde dónde llamas?- dice.
-Desde el otro mundo.
-Ahora que le lo pienso- dice W sobresaltado-, jamás tengo activo el vibrador
.

No hay comentarios: