domingo, 29 de junio de 2008

Los Cronocrímenes


Llevaba sin ir al cine más de dos meses. Las limitaciones temporales y la maldita manía de reducir la ubicación de las salas a lejanos centros comerciales, hacen que cada vez sea más difícil para mí gastar dos horas de mi tiempo en una proyección. Ahora, cada vez que voy, la gozo como un niño pequeño.

Tal vez por eso no puedo ser muy objetivo con Los Cronocrímenes (Nacho Vigalondo, 2007). A mí me ha encantado. La mayoría de la gente me dirá que no es para tanto. Pero dentro de cine español es un gran soplo de aire fresco. Con una producción modestísima y un reparto de cuatro o cinco actores (entre ellos el propio Vigalondo), Nacho construye un complejo y estudiado guión que juega con las catastróficas consecuancias de alterar la secuencia espacio-temporal, de manera similar a la celebérrima Back to the Future, de Robert Zemeckis.
La trama es simple. Se trata de resolver una serie de accidentes en cadena que se han producido a raíz de un extraño y casual viaje en el tiempo. La narración está llena de detalles y el director sabe imprimir la intensidad necesaria a las escenas para que no te distraigas un solo minuto. Muy intensa, muy divertida, pero sobre todo fresca, muy fresca. Me quito el sombrero ante su valentía, Señor Vigalondo, aunque ya he leído criticas muy duras contra usted. ¡Que de prejuicios hay en este país, que falta de miras, que ganas de mirar todo con lupa menos el presupuesto, que manía de tirar piedras contra nuestro tejado, que gratuidad en todo!.
Hay que tenerlos bien puestos para darle una vuelta más al género de los viajes en el tiempo y que encima te divierta. Chapeau, Nacho, chapeau.

No hay comentarios: