viernes, 2 de mayo de 2008

Pintura anamórfica

El anamorfismo es un efecto de ilusión óptica que se basa en proyectar una imágen sobre un plano distorsionado, de modo que el objeto original sea sólo reconocible mirándolo desde una posición precisa.

Los Embajadores (1533) es una pintura de Hans Holbein el Joven que se expone actualmente en la National Gallery de Londres. Es una de las obras maestras del pintor y de la historia de la pintura en general. Aparte de su riqueza simbólica y plástica posee en primer plano una misteriosa figura. Se trata de una vanidad (vanitas vanitatis omnia vanitas) oculta a través de un proceso geométrico y matemático cuyo exponente más flagrante se encuentra en este cuadro, el anamorfismo. Es una especie de metáfora visual oculta.
Para poder ver el objeto correctamente y con una sensación de 3D, existen dos opciones:
A- Puede utilizarse el dorso de una cuchara. Se pone la cuchara en la parte superior del hueso de sepia (del objeto), a la derecha. El dorso de la cuchara debe apuntar hacia la izquierda y ponerse perpendicular a la imagen del cuadro. La imagen se reflejará en la cuchara.
B- Si ponemos la cabeza en la parte superior izquierda del cuadro (en nuestra derecha) y colocamos los ojos en la posición correcta (perpendicular al cuadro) veremos como la imagen “sale del cuadro”.

Si alguien aún no sabe lo que es que lo pregunte en la sección de comentarios.

2 comentarios:

luisin dijo...

Muy intersante, pero en la pantalla del PC es muy difícil apreciarlo. Mucho mejor con una foto.
Saludos

Mario dijo...

Espero que no hayas estado con la cuchara en la pantalla.jaja
Saludos