lunes, 5 de mayo de 2008

Oscar Croma, Educación actualizada

Hoy sale publicado en La Opinión de Zamora un artículo mío. Habla sobre la música electrónica y su representante zamorano más relevante, Óscar Croma, aún inmerecidamente clandestino para el gran público. Espero que este texto aporte algo de luz sobre la música elctrónica en general y sobre este músico internacional en particular.

MARIO CRESPO. Lo que a principios de los noventa se conoció en los medios de comunicación como Ruta del Bakalao, llevaba ya muchos años funcionando con el nombre popular de Ruta Destroyer. Todo empezó en Valencia a principios de los ochenta. Mientras en Madrid la popular Movida acaparaba todos los focos mediáticos, en Valencia se vivía un movimiento de mucha menos trascendencia cultural pero tal vez con la misma importancia musical. Grupos como Depeche Mode, Joe División, The Cure o The Smiths, que ya refrescaban el panorama musical internacional, aún seguían siendo clandestinos en la España de la Transición. El movimiento clubbing valenciano se basó en la formación de rutas discotequeras que ofertaban la música indie que avanzaba las nuevas tendencias musicales, propias de la era que empezábamos a vivir, la electrónica. Como en todo movimiento musical y nocturno, la influencia de las drogas era un hecho irreversible. Pero fueron los mass-media quienes a principios de los noventa, alarmados por la descontrolada afluencia de público a esta mezcla de carretera, música y drogas, satanizaron a todo el movimiento clubbing. En 1993 el control policial era extremo. Desde entonces, tanto la Ruta como la música de calidad cayeron en decadencia y todas las variantes de la electrónica quedaron encasilladas dentro del término Bakalao. Craso error.
Seguir leyendo

No hay comentarios: