lunes, 19 de mayo de 2008

De bote

Dicen que la postomodernidad es eso. La mezcla de todas las tendencias, de todas las modas. Acabados los ismos del S.XX y cuando dicen que ya está todo inventado, hay cosas que nunca cambian. Una de ellas es el tinte de las mujeres mayores. Puede que vistan más o menos modernas, que se lleven su pelo más o menos corto, que lleven más o menos joyas, pero llegadas a cierta edad, TODAS las mujeres se tiñen de rubio ¿Por qué? ¡Con lo bonito que es ese negro bermellón que lucen algunos políticos! Pero nada, todas iguales, como los bolsos de Tous y Carolina Herrera (o Jerrera, como dicen los americanos). No pueden ser chick, ni de vanguardia, ni marcar tendencia, cuando son todos iguales. Las señores rubias de bote son como los bolsos. Usan ligeras variaciones de tintes pero todas son de una misma tonalidad rubiacea canaria. Un rubio que no le pega a una chica de 25 años, ni de 35, un rubio para jubilarse joven. Aunque hace poco que también observo en este sesgo poblacional una tendencia al naturalismo con el lucimiento de melenas canosas grises. Y es que no todas quieren llevar la imitación de Tous.

No hay comentarios: