martes, 8 de abril de 2008

Some dark street


Liverpool. 08 a.m. Vagaba por las calles del puerto. De vez en vez levantaba la vista. El museo de los Beatles. El mar. Ella. Era todo lo que era capaz de ver. Pero Ella no estaba.

Bolton. 11.30 a.m. Reebok. Si no existiera esa marca esta ciudad tampoco existiría. Si no existiese la ciudad la marca… estaría establecida en otro sitio. Digo yo. Fumaba en los alrededores del Reebok Stadium. Vagaba solitario. Ya quedaba poco. El pub estaba a punto de abrir sus puertas.

Preston. 02.30. p.m Los pubs de Bolton son muy aburridos. Todo el mundo trabaja. En la fábrica de Reebok, supongo. El se encuentra sentado en la barra. Dice que en Preston tiran muy bien las pintas. Pero la cerveza inglesa no tiene presión. No tiene truco. Los tópicos son así, supongo. Excepto uno. En Bolton todo el mundo trabaja en la fábrica de Reebok. Supongo.

Machester. 06 p.m. La jornada de la Premier ha acabado. Su relación con Ella tal vez. El Machester ha perdido. El se ha perdido. Por el camino. Por Ella. Una pinta caliente lo arregla todo. Sin espuma. Sin presión. Como él. Ya es hora de ir dejando el pub. De ir a buscarla. A Ella.

7 King Edward Road. Manchester. 07 p.m. Le gustaría viajar con ella. Mescalina. Vaya viajecito. Ese no es su nombre. Se llama Sara, por ejemplo. Vaya viajecito. "La próxima vez no hace falta ir a Bolton. Trabajan bien el calzado. Pero la cerveza es nefasta. Vendré directo. Sin ir a Preston. No. Ella está preciosa. Si viviera conmigo. Si viajáramos juntos. Si me sacara de la droga. De esta droga que es Ella. Mescalina". “¿Cuánto es?”, le pregunté. “20 pounds. Como siempre”, dijo Ella.

Manchester. Some dark street. 11 p.m. El sigue enamorado de ella. Pero ya no le vale con el sexo. Pagado. Pero sexo. La quiere sacar de la calle. El problema, básicamente, es que él también está en la calle. Ella. No sabe ni como se llama. Tal vez Sara. Mescalina. ¿Se lo habrá imaginado todo?

Sigue lloviendo en dark street.

2 comentarios:

luisin dijo...

He dado con el blog por casualidad, me he encontrado este relato y me ha encantado. Te felicito.
Un saludín.

Mario dijo...

Pues pásate cuando quieras. Solemos abrir todos los días.
Un saludo.