lunes, 10 de marzo de 2008

Jornada electoral

Por primera vez en mi vida fui vocal en una mesa electoral. Me lo tomé con filosofía y como una experiencia más, ya que teniendo que estar allí dieciséis horas es lo mejor que puede hacer uno. Me parece bien que haya que cumplir un deber ciudadano y que te den una propinilla de 60 € para que te tomes unas cervezas, pero me parece lamentable que te “suelten” allí a las 8 de la mañana sin una triste instrucción y ni un triste botellín de agua. Sí, en teoría te manda a casa un manual de instrucciones que te tienes que leer para entender el proceso. Pues bien, a ninguno de los miembros de mi mesa nos llegó. Como alguien me habló de ese manual, el día antes, me lo descargue de Internet y me lo “estudié” un poquito porque no estaba dispuesto a estar en el colegio hasta las 3 de la mañana por comportamiento negligente. Así que al final casi me convertí en Presidente de la mesa y junto a mis compañeros logramos el record de velocidad en recuento libre. A las doce ya estaban los resultado yendo al juzgado. En otras aulas aún abrían sobres sepias. Pero después de este esfuerzo y deber ciudadano, después de tantas horas, de coger dolor de riñones al estar de pie contando, de no poder fumar y demás putadas, la Administración no tiene el maldito detalle de llevar unos botellines de agua para todos. Agua, líquido elemento. No pido Coca-Cola, ni Nestea, pido un puto botellín de AGUA para los trabajadores, joder. La Administración en su línea de ahorro de toda la vida, con tal de recortar presupuestos te dejan morir de sed. Gracias a la gente de los partidos pudimos saciar nuestra sed en el frenético recuento de votos. LAMENTABLE. Lo pongo bien grande por si alguien no lo ha visto LAMENTABLE.

Sobre las elecciones poco que decir. Lo esperado. Un bipartidismo lamentable que denota la flojera democrática de este país. Me alegro sinceramente de que no nos gobierne esta derecha dura, rancia y retrógrada que aún así ha sido apoyada, aparte de por los de siempre (las castillas, Murcia, etc) por una masa ingente de madrileños que en su miedo a que re resquebraje su reino se han creído las manipulaciones de Telemadrid (un ejemplo). Me alegro de que la gente ejerza su derecho al voto. Pero no me alegro de que la gente vote sin votar a nadie, sólo pensando en que no salga “el otro”.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Toda la razón. No te dan ni de beber después de estar allí casi 20horas.