viernes, 22 de febrero de 2008

Maneras de vivir.

Opción A:
Gamberradas, líos, fiesta, velocidad… Madrid, Catalunya, Italia, Inglaterra, Portugal, Noruega, Alemania... Blancos, negros, rojos, azules, chinos… Izquierda, derecha, centro, arriba, abajo, besos… Lenguas, comunicación, activismo, mochilas… Florida, La Real, Ministry of Sound… Reanult 11, Opel Astra, Megane, cafeteras andante… Lucía, Marta, Patricia, Elisa, Sara, tú…

Opción B:
Hipoteca…

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que razón tienes....pero a pesar de la hipoteca, yo me siento feliz de vivir, asi que espero que tu tambien.
Que le 2 den " al banco, que con nuestra sonrisa NO PUEDEN.
un beso

Veronika

Mario dijo...

Hombre, es una exageración para mostrar a la hipoteca como un lastre. Por supuesto que se puede tener una hipoteca y vivir feliz y contento. Estoy seguro que tu lo consigues. Ahora bien, yo en Madrid no podría ni planteármelo. Además prefiero vivir de alquiler con la ayuda del Gobierno, jeje.

Andres dijo...

Sin lugar a dudas me quedo con la Opción A, aunque en algún sitio de ésta hay que incluir la hipoteca...

¡¡¡Y EL CLÍO COÑO!!!