jueves, 31 de enero de 2008

Lost (Perdidos)


Ayer me quedé hasta tarde (tarde para alguien que se levanta a las 6.15) viendo una de las series que más me han gustado en la historia de la televisión. Se trataba de Lost (Perdidos). Después de la obra maestra del género que hizo David Lynch con su ya famoso y misterioso Twin Peaks, ésta es otra serie, que sin aportar un lenguaje cinematográfico tan estiloso como el de la serie de Laura Palmer, plantea cuestiones sumamente interesantes y profundas.
Ayer pusieron los últimos capítulos de la tercera temporada y hoy se estrena en la cadena estadounidense ABC la cuarta. Y los productores han anunciado que la serie acabará en 2010.
El hecho de poner unos tíos en una isla desierta y perdida, obligándoles a formar una sociedad y a luchar contra lo desconocido, abre un una amalgama de posibilidades para el guión. A los flashbacks habituales de la vida de los personajes, se unen ahora flashforwards que demuestran que en algún momento salen de la isla. Todos estos juegos espacio-temporales, todos estos pensamientos, miedos y reencuentros con uno mismo, forman un círculo que pretende hablar del destino, de los caminos que uno tiene trazado, de las interrelaciones, de la causalidad y la casualidad. Es por eso que algunos personajes de la serie tienen nombres como John Locke, Desmond David Hume o Rousseau. En la isla, todo tiene un sentido, todo pasa por algo, nada es casual. Y si el espectador se fija bien, se dará cuenta que en la serie tampoco hay nada casual. Desenmascarar todos los misterios es una ardua pero gratificante tarea para el espectador. Es como leer “Así habló Zaratustra”. Un manual del pensamiento occidental más allá de la religión.
Es una pena que en España no haya tenido el seguimiento que en el resto del mundo.

4 comentarios:

Clifor dijo...

DIces: "Es una pena que en España no haya tenido el seguimiento que en el resto del mundo."

Es que lo de pensar aquí no se estila mucho, tío!!

Mario dijo...

Bueno, sinceramente creo que a muchas gente le interesa sólo la trama y no los misterios que se intentan desvelar sobre la vida. En España lo que ha pasado es que la ha emitido TVE y, como de costumbre, no la han sabido vender.
Pero sí, en España lo de pensar gusta menos que lo de pagar a hacienda.

Sir Kronen dijo...

No es que la haya emitido TVE, es que además empezó en La 2.

Jake Gittes dijo...

Quizá todo lo inventó Morel. Pregunta a un tal Bioy Casares.
We have to go back, Kate!!!