jueves, 15 de noviembre de 2007

Funny Games


Lo que me interesa de ésta extraña película de Haneke no es su concienzudo estudio sobre los institos criminales del ser humano, ni la provación de la que hace gala, ni la tensión, nerviosisismo, asco y hasta desprecio que puede suponer su visualización. Lo que me interesa de éste filme es su lenguaje visual. Un lenguaje lento, con muchos planos secuencia y largos planos generales. Todo esto le imprime un carácter innovador y fresco que hace un poco más llevadera una proyección de temática tan dura. Unos planos que por su pesadez y contenido consiguen lo que el director pretende; consiguen atenzarte los nervios hasta el máximo en una narrativa de thriller tan sui generis y tan inocua que te hace casi repudiar lo que estás viendo.
La he visto en DVD y me ha producido bastantes sentimientos, casi todos ellos malos, pero reconozco que vista en pantalla grande tiene que llegar a angustiar, que es precisamente lo que pretende el director.

2 comentarios:

Dani dijo...

Totalmente de acuerdo, toda la tensión que es capaz de lograr la película se deriva, casi en su totalidad, no de la historia sino de la forma en que se cuenta: esos planos largos que aumentan el desasosiego ante la certeza de que algo está a punto de pasar, pero que te obligan a seguir esperando... Una propuesta muy inteligente, en mi opinión. Y dices que no la has visto en el cine (yo tampoco), pues no sé si lo sabrás pero Haneke ha vuelto a rodarla, esta vez en EE.UU., con Naomi Watts y Tim Roth, prácticamente un calco de la versión original. Se estrena en España en marzo, si no me equivoco. Puede ser una buena oportunidad para comprobar sus efectos desde la pantalla grande. Un saludo.

Mario dijo...

Hola Dani. Gracias por la info, desconocía lo del remake.
A mi Haneke (aunque no me gustan sus temáticas) me parece un director muy fresco, innovador e interesante. Lo seguiré con detenimiento.
Saludos