domingo, 18 de noviembre de 2007

Calle Feria, de Tomás Sánchez Santiago


Calle Feria, escrita por el zamorano Tomás Sánchez Santiago, es un homenaje al valor de las palabras.
Las palabras con las que están escritas las muchas historias que contiene, las palabras que usan sus protagonistas para dejar volar la imaginación y poder salir de su microcosmos en la Calle Feria, las palabras de los comerciantes en el serano, las palabras del crítico de cine que desapareció dentro de una película... Palabras que detallan con elegancia y precisión como era el mundo de los oficios durante las décadas del franquismo, donde la cerrazón y la falta de miras era una constante en las capitales de provincia de España.
Gracias a la magia de las palabras, los protagonistas pueden redimirse y hacer más llevadero su destino (irremediablemente unido al de la calle) y tanto ellos como los lectores pueden volar libremente en un mundo donde todo puede ocurrir.
Me da pena haber acabado el libro y haberme deshecho de esas preciosas historias que cuenta su autor. Quizá algún día me vuelva a sumergir en los años 40, 50 y 60 de la Calle Feria.